domingo, 18 de noviembre de 2007

ENFERMEDADES RARAS: CÍCLOPES Y SIRENAS

No son las bellas sirenas de la mitología griega, con torso de mujer y cola de pescado, por las que Ulises, en la Odisea, tuvo que atarse al mástil del barco para no sucumbir a sus hermosos cantos.
Tampoco son los hercúleos cíclopes con un solo ojo en mitad de la frente.
Son niños reales y tienen un destino fatal, porque nacen con una rara malformación congénita incompatible con la vida: " tanto en el caso de los niños sirenas, afectados por sirenomelia, como de los niños cíclopes, afectados por ciclopia, vienen al mundo muertos o fallecen a las pocas horas".
La sirenomelia consiste en la unión total de las dos extremidades inferiores, los talones unidos y el resto de los pies separados a modo de aletas. Estos pequeños, que nacen muertos o fallecen a las pocas horas de nacer, carecen de aparatos urinario y digestivo, y de genitales.
La ciclopia es aún mucho más rara , aunque tiene muy diversos grados de afectación. Pero los casos más graves. en donde los dos ojos se fusionan en uno solo, presentan grandes alteraciones cerebrales que son mortales.
En nuestro país se da un caso de sirenomelia por cada 151.599 nacimientos y otro de ciclopia por cada 142.681.
¿Cómo se pueden prevenir? "La mejor prevención es la planificación del embarazo, respetar un estilo de vida saludable y seguir un buen control de la gestación, al mismo tiempo que se evite la exposición a cualquier agente tóxico".
Tomado de EL PAÍS - SALUD, sábado 10 de noviembre de 2007, artículo de Maika Sánchez.